El foco en las personas y no en la tecnología

Durante más de 25 años, he tenido una participación activa en la transformación de muchas organizaciones (desde compañías Fortune 100 hasta startups y organizaciones sin fines de lucro) Pocas acciones de esos años de experiencia nos han preparado como líderes para el tipo de transformación que hemos experimentado desde 2020. La pandemia ha provocado un cambio a una escala y velocidad sin precedentes, con un impacto sistémico. Y, por supuesto, preparados o no, la transformación digital se ha impuesto. Como escribió recientemente la directora ejecutiva de Accenture, Julie Sweet, “Ya no dedicamos tiempo a hablar sobre si la tecnología es buena o mala y cuáles son los riesgos. La tecnología se ha convertido en el sustento de las personas, las sociedades, las empresas y el gobierno ”.

La transformación digital significa cosas diferentes para diferentes personas. En SYPartners, vemos que si bien la conversación a menudo se dirige hacia la tecnología, está rara vez es el factor de complicación. El verdadero desafío es que no hay suficiente enfoque en el elemento humano: las personas que lideran y experimentan el cambio en una organización.

La transformación digital, como todas las transformaciones, se basa en una verdad común: las personas están en el centro. Sienten sus efectos y afectan sus resultados. Los datos son interpretados por personas. Los algoritmos que recopilan datos están escritos por personas y, por lo tanto, sesgados por ellos. Las herramientas tecnológicas y las formas en que las usamos (horarios de reunión, cómo trabajan y colaboran los equipos, modos de comunicación) son establecidas por personas.

Por supuesto, todo esto afecta a sus clientes, clientes y empleados. Es por eso que el rol de los líderes es activar y tender hacia la humanidad de sus organizaciones, como un componente crítico de la transformación digital, para sobrevivir y prosperar.

Muchos ejecutivos han expresado su alivio por la forma en que sus empresas han migrado hacia operaciones completamente virtuales. Pero el trabajo no termina ahí. Permitir que los equipos se sientan seguros, apoyados e incluso llenos de energía en este momento de transformación digital requiere que los líderes se centren en la cultura. Para fomentar una fuerte cultura centrada en las personas, considere intensificar algunas de sus prácticas de liderazgo de esta manera:

  • No perder de vista nuestro propósito. Mantener una conexión con la principal razón de ser de la empresa es más difícil cuando todos los integrantes están dispersos y se enfrentan a decisiones y contextos urgentes. Recordarle a las personas su propósito es una forma de alinear la toma de decisiones y fomentar la unidad en la organización. Por ejemplo, considere hacer de su estrategia o visión un proceso co-creado, incluyendo a empleados de todas las disciplinas y niveles de la empresa, y un sentido de pertenencia en el futuro de la empresa.

  • Abordar el sesgo. En una era de datos infinitos, redes neuronales e IA en constante mejora, el liderazgo humano es tan crucial como siempre. Con un enfoque centrado en el ser humano, que se centra en el impacto en las personas, la tecnología funciona para todos nosotros, no solo para algunos. Los prejuicios inherentes a las prácticas tecnológicas pueden volverse insidiosos si no se controlan. (Está bien documentado, en todo, desde la contratación hasta los productos finales, en quién seleccionamos para los roles más extensos y quién realiza la interpretación de los datos). En un nivel superior, abundan las áreas grises filosóficas y éticas con nuestro creciente acceso a los datos y habilidades técnicas. Los líderes deben luchar con sus creencias sobre el papel de la tecnología en la vida de las personas y abordar el sesgo en sus sistemas antes de que surjan problemas, y trabajar hacia un futuro que sirva a todos.

  • Dé rienda suelta a la creatividad. No es suficiente hacer las mismas cosas que hacíamos antes, solo digital. En este punto de inflexión, la mayoría de los líderes están creando prototipos de cosas que ni siquiera habían concebido antes. Debemos darle a nuestros equipos el permiso, o al menos el estímulo, para crear un prototipo de nuevas formas de trabajar que creen valor en lugar de adherirse a las normas del pasado. Los líderes no solo deben desbloquear las pasiones, la energía y el conocimiento de las personas, sino que también deben crear caminos e impulsar la aparición de ideas diversas, nuevos métodos de colaboración e innovación en un mundo híbrido.

  • Amplificar la comunicación. Hazte visible y disponible para la gente. La directora ejecutiva de WW (anteriormente Weight Watchers), Mindy Grossman, se ha convertido en la “directora de comunicaciones” durante la pandemia. En cierto modo, ser digital permite a los líderes estar en más conversaciones y lugares a la vez. Aproveche los canales disponibles y refuerce los mensajes, aún más de lo que está acostumbrado. Como afirmó recientemente un director ejecutivo con el que trabajamos: “Si uno no está harto de decir los mismos mensajes en estos días, no los ha repetido lo suficiente”.

  • Mantenga empatía y aspiración. El cambio brusco al trabajo remoto indefinido afecta a todos de manera diferente. Para algunos, ha sido útil para su productividad, mientras que otros simplemente intentan mantenerse a flote. Además, algunos empleados cuidan niños, están ansiosos por el covid-19, luchan por concentrarse en medio de un ajuste de cuentas racial, se sienten políticamente desmoralizados o preocupados por sus trabajos. Algunos sienten todo esto, todos los días. Cuando no nos vemos en una oficina, puede ser más difícil saber qué está pasando realmente. Los líderes deben hacer un esfuerzo intencional para comunicarse con las personas, tanto para escuchar como para animar. Solo cuando sepa cómo se sienten, podrá diseñar formas de apoyarlas. Aquí, en SYPartners, rediseñamos nuestro proceso de revisión de mitad de año para encontrarnos con cada empleado, en el lugar esté (modo de crecimiento o en el modo de apenas lograrlo). Tendremos hackatones para aquellos que quieran canalizar su energía para buscar nuevas formas de avanzar y excusamos a todos los demás de la presión social para participar. Se trata de empatía y aspiración: encontrarlos donde están, mientras se mantiene el optimismo sobre el futuro.


Siempre hemos creído que la transformación, digital o de otro tipo, no es una iniciativa con un presupuesto y una fecha de finalización. Es un estado y una búsqueda constante. A medida que la tecnología y el mundo continúan transformándose a un ritmo cada vez mayor, las organizaciones necesitan construir culturas y comunidades que también puedan hacerlo. Esto es particularmente importante en este momento porque en un futuro sin covid — ojalá que cercano — es poco probable que las empresas vuelvan a la forma en que trabajaban antes. No del todo, al menos. Para la mayoría, habiendo pasado por el cambio de volverse virtuales, el futuro del trabajo será una situación híbrida con algunos empleados juntos en una oficina y otros trabajando de forma remota. Los líderes empresariales inteligentes ya están innovando en sus formas de trabajo (colaboración, políticas, logística, gestión, ofertas) y en la construcción de la cultura de la empresa (propósito compartido, equidad, experiencias de los empleados, modelos de liderazgo) para adaptarse a medida que se enfrentan a los desafíos y oportunidades de este futuro.


Hay una regla que conocemos para una transformación exitosa, debe suceder a través de las personas que la vivirán. Con la humanidad en el centro de cada decisión, las organizaciones pueden desarrollar la habilidad y la capacidad de transformarse, constantemente, con el fin de lograr sus ambiciones y generar un impacto, en 2021 y más allá.


Public Digital